Arde el segundo que te pronuncia,

el abrazo del reecuentro,

la sabia palabra que quebró hielos.


Arden las ideas que asesinan compañías,

que buscan quebrantar la unión armónica y profunda.

Arde la mirada del que busca lo ajeno,

arde el sentimiento que alejaba las almas al abismo.


Arde el camino en el cual te marchaste,

el portazo que cerro sueños y adulaciones.

Arde el instinto asesino y descarado,

los minutos que no me encontraban a tu lado.

Arde el bandoneón que gritaba tristezas,

las cartas que nunca se escribieron, ni se entregan.

Arden las broncas,

la herida que derrama resentimientos impuros.


Arde el mísero y sádico infierno,

arde la noche sin compañía,

Tú estás aquí, todo arde.

Y yo inundado en tu fuego,

que abraza y eleva mi alma.



El Ser Bohemio

_____________________________________________

7 comentarios:

  1. "...Tú estás aquí, todo arde..."

    todo en sí me gusta, pero eso... eso es distinto, es especial...

    abrazos niño!!

    ResponderEliminar
  2. Tus dedos echan fuego.
    Me gusta,
    Un beso y buen finde, amigo.

    ResponderEliminar
  3. muchisimas gracias por acariciar nuestros sentidos con tan bellisimo poema, esta asturiana te manda un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Muy hermoso arden tus letras me gustan
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Arde el amor mismo, el sentimiento y la nostalgia de no tenerle....

    ResponderEliminar
  6. Sabes hacer arder como nadie, Bohemio. Qué calor tiene que hacer jaja. Pero como ya han dicho me quedo con "Tu estás aquí, todo arde", me gusta, es diferente, es único, es genial :)
    Un beso

    ResponderEliminar