No pretende que justifiquen sus crímenes con falsas plegarias,
El único ejemplo es la traviesa sonrisa de un niño
buscando la complicidad que acompañe su inocencia.

No cree en salmos que leen y nunca practican,
ni limosnas que regalan a cada esquina
esperanzas ya perdidas.

Llora su alma al sentir la herida del que nunca da ejemplo,
de los miedos inculcados renombrando el mismo infierno,
tiembla su cuerpo y escupe tibios que buscan consuelo
tras la ordinaria penitencia sin reparo a terceros.

No siente en sus venas el domingo que cumple promesas,
las oraciones que de la tierra no despegan,
mira con pena como arrodillan su falsa mentira,
señalando con furia al que más necesita.

Brotan en el tempestades de amor,
su Dios que entrega y recibe sin razón,
el que da vida, fuego, comida y calor.



El Ser Bohemio


_____________________________________________

7 comentarios:

  1. que grandeza y belleza de poema esta asturiana te da las gracias por deleitarnos con ella y te manda un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  2. ojalá que lo único que desvele al escritor sea el verdadero amor...!!

    la poesía es dulce y sutil, me gusta!!

    ResponderEliminar
  3. HERMOSO lo que escribis!
    me encanto, besos te sigo :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bello poema me encanto
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Buen canto contra la hipocresía y el cinismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Verdades como templos…

    Un placer amigo

    Bsos

    ResponderEliminar